Viajar y vivir en República Dominicana

Viajar y vivir en República Dominicana

Viajar y vivir en República Dominicana

por 23 noviembre, 2014 0 comentarios

Dicen que nunca puedes decir si algo te gusta -o no- si antes no lo pruebas.
Esto mismo ocurre con vivir en República Dominicana. Ninguna persona debería presuponer que va a gustarle vivir en un país en el que nunca ha estado y que solo conoce algunos aspectos del estilo de vida que se practica allí.

Después de haber estado viviendo durante más de 3 años en República Dominicana creo poder catalogar -a modo general- al tipo de personas a las que podría gustarles vivir en Santo Domingo y por otro lado, a los que no podría gustarles vivir por los inconvenientes que detallaré a continuación.

Las personas con un marcado perfil aventurero encontrarán un buen destino en muchas de las ciudades de República Dominicana, en donde podrán praticar una serie de deportes acuáticos, buceo, visitar ciudades, integrarse entre la comunidad y probar toda clase de comida típica.
Personas con don de gentes a menudo son personas que priorizan la diversión por encima de los inconvenientes que existen en República Dominicana,  son personas a las que les gusta compartir -al igual que los dominicanos- y se sienten agusto en cualquier situación en la que se encuentren en compañía.

Si eres una persona te gusta la tranquilidad, el orden y estás acostumbrado a vivir en países europeos –pero te sientes atraido por el clima de República Dominicana– posiblemente llegues a sentirte incómodo en muchos momentos como consecuencia de los siguientes inconvenientes.
A menos que vivas que una buena zona, tendrás que acostumbrarte al bullicio diario de varios componentes, tales como el estridente ruido de los motoconchos, las jeepetas -los 4×4- con la música a todo volumen, alarmas disparadas como consecuencia del ruido de las jeepetas, y por supuesto, el incesante voceo de la gente a cualquier hora del día.
No importa que sea la una de la tarde o las 4 de la madrugadas. Te enterarás de conversaciones que nada tienen que ver contigo cuando se supone que deberías estar durmiendo.

Otro de los problemas importantes en República Dominicana son las gestiones administrativas y bancarias.
Cualquier documento administrativo que en España podrías conseguir acudiendo al Ayuntamiento o incluso por Internet -y gratuito- en República Dominicana la cosa no pinta tan sencilla, siendo así que a menudo es necesario realizar varias gestiones para un mismo trámite, lo que implica tener que acudir personalmente a la capital -Santo Domingo- que la gestión en las ciudades y municipios está limitada.

Por poner un ejemplo, un dominicano que necesita un certificado de nacimiento tendrá que ir a Santo Domingo, aunque viva en Bávaro y tenga que recorrer casi 4 horas, para obtener ese papel, y por supuesto pagar unas tasas que siempre van en aumento.
En España solicitar un certificado de nacimiento es gratuito e instantaneo haciéndolo por Internet.

Si eres una persona que siempre te ha desesperado hacer colas, vas a econtrarte con un problema importante cuando tengas que hacer cualquier gestión y acudas a un banco.
Las colas y los tiempos de espera en los bancos en República Dominicana son infrahumanos. No importa que acudas para contratar un servicio financiero con el banco, vas a tener que esperar y desesperarte y perder toda una mañana para que -a lo mejor- obtengas un buen servicio o seas correctamente atendido.

Aunque este es otro tema, la cuestión de la atención. No digo que en España no ocurra, pero es muy habitual -demasiado frecuente- que los servicios de atención al cliente del banco den erroneas informaciones al cliente, ocurre en todo momento, y esto a menudo se traduce en acudir nuevamente para solventar un error que no has generado tú.

La cuestión de los cortes eléctricos es algo que está asumido en la sociedad dominicana, y según la zona, los corten pueden ser de una hora hasta 10 horas incluso, por lo que es necesario disponer de un inversor -sistema de baterías- para no quedarse sin electricidad.

Son algunos ejemplos de situaciones que ocurren en República Dominicana, así que si eres una persona que no encajas bien el error o la incompetencia ajena, mejor no te decidas por vivir en ese país.

No residentes que viven en República Dominicana

Si eres de las personas que tenías la costumbre de viajar y vivir en República Dominicana por largos periodos de tiempo, has de saber que desde el pasado día 1 de Noviembre de 2014, las tarifas de servicios migratorios han experimentado una fuerte subida.
Viajar a Santo Domingo y permanecer por más tiempo del estipulado como turista –y pagar la multa por permanecer más de 1 mes en el país– en ciertos casos ya casi no es más rentable que obtener una tarjeta de residencia, y eso que la tarifa actual para la solicitud de residencia temporal es de 10.000 pesos dominicanos, con renovación anual de 5.000 pesos dominicanos.

Resulta obvio que las tarifas de los servicios migratorios tienen un único fin recaudatorio. No tiene mucho sentido que una persona extranjera que ha permanecido por largo tiempo en República Dominicana tenga que pagar un impuesto por salir del país, cuando se entiende que ya ha estado pagando los impuestos internos con la compra de productos alimenticios, servicios, seguros, etc,.
Si llegaramos a concluir que un extranjero que ha permanecido «ilegalmente» en el país, el cual pudiera haber  estado disfrutando de unos servicios subvencionados, como sanidad pública, transporte, o cualquier otro benefício, en tal caso se pueden entender los conceptos de multas o sanciones por sobrepasar el tiempo como turista.

Sin embargo este no es el caso, es decir, un turista que sobrepasa su periodo legal de permanencia no está en ningún caso haciendo un uso abusivo del sistema económico dominicano, al contrario, este turista estará haciendo un consumo interno que dará como resultado un aporte extra a la Dirección de Impuestos Internos.

Antes del 1 de noviembre de 2014 el periodo máximo para los turistas en República Dominicana era de 3 meses. Ahora lo han rebajado a 1 mes.
Todo turista que permanezca en República Dominicana más de 30 días deberá pagar una multa de 2.500 pesos dominicanos, cantidad que también será posible abonar en dólares pero nunca en euros ni con tarjeta de crédito, solo efectivo.

La tabla completa de multas para extranjeros no residentes en República Dominicana -después de sobrepasar los 30 días como turista- es la siguiente:

De 1 día a 3 meses …… 2500 pesos
De 3  a  9 meses ………. 4000 pesos
De 9 a 12 meses ………  5000 pesos
De 12 a 18 meses …….  6500 pesos
De 18 a 24 meses …….  8000 pesos
De 24 a 30 meses ……. 9500 pesos
De 30 a 36 meses  …… 11000 pesos
De 36 a 48 meses  …… 16000 pesos
De 48 a 60 meses  …..  20000 pesos
6   años  ………………..  30000 pesos
7   años  ………………..  40000 pesos
8   años  ………………..  50000 pesos
9   años  ………………..  60000 pesos
10   años  ………………  70000 pesos

Ver tarifario completo

Los extranjeros no residentes -y son muchos alemanes, españoles, holandeses- que llevan años viviendo en Santo Domingo y que nunca tramitaron una tarjeta de residencia, bien por dejadez o precisamente por no abonar unos importes que en su día ya era abusivos, y ahora lo son mucho más.

En resumidas cuentas concluiremos con algo positivo, y es que por encima de multas, sanciones o las incomodidades existentes, vivir en República Dominicana es una experiencia inigualable y que toda persona -que se lo haya planteado alguna vez- debería probar.

Y es que, para un europeo, vivir en República Dominicana es un estilo de vida al que -si le gusta- difícilmente podrá abandonar.

Tu información está segura.Tu e-mail no será publicado.